domingo, 27 de marzo de 2011

El abeto rojo: Árbol de navidad, símbolo de la belleza y la perfección

   Sin duda el abeto rojo es el árbol más usado y más conocido de todos los tiempos. Ocasionalmente se le ha llamado árbol perfecto. Paises como Noruega, Finlandia o Suecia, lo utilizan como bases importantes de su buena industria, para su utilización internacional.

   Ebanistería, música, carpintería industrial, jardineria, investigación del clima…etc. Todo para su calidad de trabajo es perfecto. Es un árbol longevo; rápido crecimiento fuera de lo normal. Es capaz de vivir en climas muy fríos y duros.

   Poco he escrito sobre el abeto rojo en proporción de sus cualidades. Por lo menos para el entretenimiento de una buena lectura.

   Es normal que este árbol sea la viva imagen del árbol de navidad. Porque tanto en la naturaleza como en la industria es un árbol perfecto. Representa la belleza perfecta.

Arbol de navidad en Finlandia


DESCRIPCIÓN:

   Una curiosidad de tantas de este abeto es que no es un abeto. Es una conífera de la familia de las “pináceas: cedros, abetos, tsugas, alerces, pinos, piceas que no pertenece realmente al género Abies, los abetos, por eso se le denomina con toda razón "Abeto" falso. Pero por su parecido a la familia “Abies” se le denomina abeto, y lo de “rojo” por el color de su corteza, parda rojiza; y mas en su edad adulta. Corteza que es escamosa al principio y luego profundamente agrietada y dividida en grandes placas irregulares.
   La raíz es somera con raíces laterales alargadas que proporcionan escasa re­sistencia al descalce por torbellinos y huracanes.
  El abeto rojo es bastante indiferente con respecto a la composición mine­ralógica del suelo, pues lo mismo vegeta sobre las areniscas y granitos, que sobre los suelos calizos, aunque requiere suelos bastante frescos o mejor dicho húmedos.
   La copa es cónica o cilíndrica apuntada, aguda, densa, de coloración muy oscura a distancia. Las ramas son horizontales o casi péndulas, especialmente las inferiores. Es especie de media luz, pero da en el suelo una sombra densísima resultan­do sus masas jóvenes y adultas de una gran pobreza florística.
   Las ramillas del año son pardo-rojizas o amarillentas, generalmente pubes­centes, acostilladas, y aparte de las yemas apicales presentan otras irregular­mente distribuidas a lo largo de su juventud. Las ramillas son colgantes, detalle éste característico que las diferencia de los abetos blanco (Abies Alba) y pinsapo (Abies pinsapo).

   Yemas no resinosas ovoideo-cónicas, con escamas pardas, íntimamente unidas o trabadas en el ápice, no separándose al desarrollarse el brote que las empuja y desplaza a guisa de caperuza. Acídulas largas de 15 a 25mm de longitud de colores verde oscuro, insertas sobre apófisis salientes, prolongación de las costillas del ramo y que cuando vienen a caer las hojas dan a aquél una típica aspereza.
   Flores masculinas ovoideo-apuntadas, de inserción axilar o terminal, muy nu­merosas, dando lugar a una polinización intensísima. Inflorescencias femeninas generalmente terminales, más raro axilares, erectas.
   Florece de abril a mayo y tras la fecundación, la piña va inclinándose hasta quedar colgante, y en la madurez toma forma cilíndrica u ovoideo-cilíndrica, de 10 a 16 cm de largo, con escamas leñosas, delgadas y persistentes.
   Piñón subtriangular de 4-5mm de largo, pardo oscuro mate, con ala transpa­rente de longitud doble en su parte libre.
   La maduración es a partir de octubre del mismo año, quedando la piña col­gante todo el invierno y a veces el año o años siguientes.

Frutos del abeto rojo 

LONGEVIDAD (El árbol mas viejo del mundo):

   El crecimiento del abeto rojo es lento, pero más rápido que los demás abetos. Es bastante longevo, pues suele vivir varios siglos.
   Para adaptarse a condiciones de climas más fríos una Picea puede disminuir su porte en sucesivas generaciones que renacen de las raíces hasta parecer apenas un arbusto.

   En abril de 2008 científicos de la Universidad de Umeå (Suecia) descubrieron un ejemplar de Picea con un sistema de raíces de 9.550 años de antigüedad.

   La longevidad de la pícea se debe por un lado a su doble capacidad para clonarse a partir de las reservas de la raíz, y por otro a adaptarse a los cambios climáticos, evolucionando de árbol a arbusto. Los árboles de abeto rojo se pueden multiplicar desde rupturas de la raíz, produciendo copias exactas o clones.

   El árbol de abeto ha demostrado ser un tenaz sobreviviente que se ha vuelto más fuerte por crecer entre árboles y arbustos más pequeños al ritmo de los dramáticos cambios climáticos registrados a través del tiempo.

   El descubrimiento mostró árboles de 375, 5660, 9000 y 9550 años de antigüedad y todos muestran signos claros de poseer la misma composición genética de los árboles encima de ellos.

   El árbol ahora crece encima del lugar del hallazgo, encontrándose piezas de madera que datan con la friorera de 9550 años atrás y que tienen el mismo material genético. Para comprobar su edad fue sometido a la prueba de carbono 14 en un laboratorio en Miami, Florida.

   Anteriormente, pinos de América del Norte habían sido catalogados como los más antiguos del mundo, con una edad que oscila entre los 4000 y 5000 años de antigüedad.  En las montañas de Suecia, desde Laponia en el norte de Dalarna en el Sur, los científicos han encontrado un grupo de alrededor de 20 abetos que tienen más de 8000 años de antigüedad.
   Aunque los veranos más fríos se han registrado durante los últimos diez mil años, estos árboles han sobrevivido a duras condiciones climáticas debido a su capacidad de empujar hacia fuera otro tronco cuando el anterior muere. El promedio de aumento de la temperatura durante los veranos en los últimos cien años se ha incrementado un grado en las zonas de montaña. Por lo tanto, los abetos han comenzado a enderezarse a sí mismos. Siendo así los abetos son las especies que mejor pueden darnos una idea acerca del cambio climático.

El  árbol mas viejo del mundo,
no aparenta su edad por ser tan
pequeño

INDUSTRIA

   Además de ser un árbol muy longevo, su crecimiento es rápido. Eso facilita la tala para posterior uso. En los países como Finlandia o Suecia es una de las principales fuentes de su industria

   Los trozos libres de nudos y de las mejores procedencias, son convenientes para la construcción aeronáutica, tramos de escaleras, remos, etc.

   Los árboles de fuerte diámetro, suministran serrería de alta calidad, que se utilizará según los casos, en carpintería fina, moldura, carpintería de construc­ción y cerchas. 

          Cercha de madera para un tejado     

   Actualmente en Alemania la corteza se emplea para curtir.

  De las vejigas del tronco y de las ramas se obtiene trementina.

   Las calidades más bastas servirán para carpintería, armazones, cajerío, enti­bación. En lo que respecta a los rollizos, las perchas y los postes particularmen­te derechos, son buscados para encofrados o para la marina, como mástiles, soportes de líneas.

   La madera de los aclareos y las leñas son reservadas para la fabricación de papel; el abeto rojo con su fibra larga poco coloreada, afieltrada, es la mejor madera para esta aplicación.

   La madera recién pulida es blanca presentando un brillo lustroso característi­co. Su densidad media varía entre 0,400 a 0,450. Resiste bien a la compresión y a la tracción y es particularmente elástica y resiliente. La madera de los pies de altitudes grandes donde el crecimiento es lento y regular puede proveer maderas de calidad llamada de resonancia, utilizada en la fabricación de pianos y otros instrumentos de cuerda. Fue la madera mas usada, Junto con la madera de Arce, para fabricar los famosos violines Stradivarius. Es una de las maderas por excelencia del Lutier.

Guitarra marca Ibanez con tapa armonica de Abeto rojo
   

   Es muy apreciado en jardinería, ocupando un lugar destacado en parques y jardines europeos.
  
   El abeto rojo se engalana e ilumina en las Navidades de los países Centroeu­ropeos y Nórdicos. En nuestro país se crían en viveros abetos de Navidad, para vender en fiestas que generalmente no aguantan las fechas enteras en que cele­bramos la venida del Señor, y la Epifanía. Una rama podada de pino silvestre, es mucho más resistente a la atmósfera seca de los hogares y tan decorativa como el abeto rojo. De este modo se podrían dedicar los pies de Picea a repobla­ciones en valles húmedos del Pirineo, donde sorprende que nada más cruzar la frontera, aparezca espontáneo y vigoroso.

Árbol de Navidad en la Plaza De San Pedro Del Vaticano

SITUACIÓN FORESTAL

   Es árbol de talla elevada, 40 y hasta 50m, El abeto rojo más alto actualmente en el mundo mide 63m, y se encuentra en bosque virgen de Perućica, en el Parque Nacional Sutjeska, Bosnia-Herzegovina.

  Abeto rojo de gran tamaño

   Se reproduce mediante cría en vivero y se han ensayado en el Centro de Euro­pa, todos los métodos de repoblación. El piñón por su pequeñez es transporta­do fácilmente por el viento.

   El abeto rojo es una especie fo­restal eminentemente europea, re­presentada pobremente en nuestro país por repoblaciones en el Piri­neo (Canfranc) y Cantabria.
  
   En al Alto Campóo (Palencia) hay un bosquete de 3500m2 de superficie en San Andrés del Arro­yo (cerca de Alar del Rey). Está plantado con profusión, en jardines, en San Rafael (Segovia), Campro­dón (Gerona), etc.

   En Francia constituye una de las principales especies forestales (el 4 % de la superficie arbolada) y en Escandinavia y Finlandia se estima que representa el 50 % de las existencias forestales. Vive al nivel del mar en el Norte de Europa y llega hasta los 2400 m en los Alpes.

   Se mezcla con el pinabete y el haya pero a medida que aumenta la altitud, va dominándolo hasta quedar formando masas puras. Requiere una atmósfera húmeda, con lluvias frecuentes, rocíos abundantes y una gran frescura a ras del suelo.

   Existen numerosas variedades: depressa, columnaris, globosa, nana, argen­tea, etc.
En la estación de esquí de Formigal (Huesca) ha desaparecido totalmente la vegetación en la franja norte que limita con Francia.

   Cuando el abeto rojo goza de suelo y clima propicios, como se reúnen en el valle de Ulzama (Navarra), el abeto rojo crece con vigor y fuerza inusitados. De ahí la convicción de que su plantación en alguna de las estacio­nes de esquí de los Pirineos, tendrá éxito.

   Un fuerte viento sacude los telesillas que ascienden a las cumbres para descargar a los esquiadores. Se pretende que se constituya alguna estación de alta montaña como podría ser la de Formigal u otra similar, como depositaria en nuestro país de un verdadero y extenso bosque de abeto rojo repoblando las zonas no esquiables. Ello proporcionaría abrigo de los vientos y una mayor belleza a la estación de esquí. La reforestación sería seguramente un éxito, pues nada más cruzar la fron­tera, en los Pirineos franceses, el abeto rojo crece espléndidamente. Al parecer, en Formigal se incendió por los franceses, para proteger su retirada en la Guerra de Independencia, un extenso bosque de abetos rojos. El nombre de Formigal denotaba la presencia de hormigas rojas, aliadas de los árboles en su lucha contra las plagas.
   
   Posiblemente no hay árbol en el mundo con mas utilidad que el abeto rojo. El árbol de navidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...